Runa Simi busca valorar a la mujer y tratarla con el mismo amor, respeto, y dignidad que tiene Jesús por ella. Históricamente, la cultura Quechua ha tenido una mirada negativa hacia la mujer, y ella ha sido maltratada. Runa Simi busca enseñar a la mujer para que reconozca su estado como Hija de Dios, para que pueda vivir utilizando sus dones y habilidades.

Runa Simi desea ayudar a la mujer a que encuentre su potencial como parte del reino de Dios. Es la mujer Quechua la que mantiene la lengua materna. Sin embargo, la mujer muchas veces es deficiente en la educación porque no habla el español. Aunque el idioma del Quechua se está volviendo internacionalmente reconocida y respetada, en Perú sigue siendo sinónimo de pobreza, y la mujer Quechua es vista en este contexto.

El ministerio de Mujeres es acompañada por el ministerio de Alfabetización. Se llevan acabo entrenamientos en diferentes pueblos, en las cuales las mujeres y a veces hombres, aprenden a leer utilizando materiales basados en la Biblia. Nuevas lectoras que completan el curso y que demuestran habilidad en su lectura, reciben una Biblia Quechua gratis.

Uno de los recursos que usa Runa Simi para el ministerio de mujeres es el curso “Mujeres de la Biblia”. El curso consiste en 24 lecciones que enseñan sobre  mujeres importantes de la Biblia como Rut, Sara, y Ester. Cada lección tiene fotos, palabras que aprender, y pequeñas actividades que complementan la lectura. El curso “Mujeres de la Biblia” ha mostrado ser muy efectivo en el entrenamiento de mujeres quechuas. El entrenamiento completo puede tomar entre 1 y 2 años.

Runa Simi también realiza conferencias de mujeres en Chosica y también en pueblos de la Sierra. Durante estas conferencias, mujeres vienen de lugares cercanos y lejanos para estudiar la Biblia, aprender nuevas verdades sobre Dios, y aprender a aplicar estas verdades a sus vidas. Estas mujeres aprenden sobre el valor que tienen sus vidas como hijas de Dios. Luego ellas llevan estas verdades para influenciar a sus familias y comunidades. Mediante el ministerio de mujeres, muchas familias y comunidades han sido cambiadas y restauradas.

Runa Simi desea que las mujeres quechuas e indígenas de todas las comunidades nativas tengan la oportunidad de glorificar a Dios y que sean agentes de cambio espiritual dentro de sus familias y comunidades.